Introducción

Segura, limpia, renovable y competitiva, la energía solar tiene un futuro brillante.

En un contexto mundial de crecientes necesidades energéticas, las fuentes de energía fósil muestran sus límites: agotamiento de los yacimientos, contaminación de la atmósfera, empeoramiento del efecto invernadero, etc. En cuanto a la energía nuclear, su coste sigue aumentando para satisfacer los requisitos de seguridad. Por lo tanto, se hace necesario recurrir a fuentes de energía renovables y respetuosas del medioambiente.

A día de hoy, las cifras son más elocuentes que un largo discurso: las energías fósiles y nucleares producen un 80% de la electricidad mundial, frente a solo un 20% para las energías renovables. El gran reto energético del siglo XXI consistirá en actuar de manera más comprometida por la protección del medioambiente. Merece la pena seguir con un esfuerzo que apenas está empezando.

Por su abundancia, su fiabilidad y su gran variedad de áreas de aplicación, la energía solar promete ser un activo importante para afrontar este reto. Gracias a importantes inversiones en investigación y desarrollo, el coste del equipo sigue cayendo y su eficiencia energética sigue aumentando en el mundo entero. Así, la energía solar fotovoltaica ya es competitiva en muchas regiones, particularmente en el sur de Europa, en América Latina y en África. En los próximos años, llegará a ser competitiva en la mayoría de los países del mundo.

Por estas razones, hemos decidido enfocar nuestro negocio en la energía solar fotovoltaica, aspirando a permitir que todos tengan acceso a una electricidad limpia y competitiva, mientras maximizamos el desarrollo económico local y la creación de empleos. Nuestra experiencia y nuestras asociaciones con los principales actores del sector fotovoltaico nos permiten tener la capacidad para responder con eficiencia a los retos energéticos actuales y llevar a cabo proyectos de envergadura en todo el mundo.

Olivier Crambade & Philippe Esposito

Philippe Esposito Olivier Crambade